Historia del Fotomatón

Antiguamente el  fotomatón era una cabina automática para obtener fotografías de forma instantánea. Generalmente se sitúan en calles o zonas públicas y se activan al introducir monedas.
Tradicionalmente los fotomatones disponían de un asiento regulable diseñado para que la persona o personas que fuesen a ser fotografiadas se dispusiesen frente a la cámara. Al insertar las monedas se activa una cuenta atrás, y el sistema  tomará una serie de fotos (o una única fotografía de la que se imprimen múltiples copias).
En ocasiones, antes de cada fotografía, el fotomatón producirá una señal, para avisar al fotografiado.
Después de que la última fotografía de la serie (normalmente entre 3 y 8) haya sido tomada, el fotomaton empieza a desarrollar la película fotográfica, tardando varios minutos, en los antiguos fotomatones analógicos, ahora con la tecnología digital en mucho menos tiempo.
Las dimensiones y formatos de estas impresiones varían según la configuración de la máquina o la elección del usuario.

About the Author

Leave a Reply